fbpx

Nuevas tecnologías en la educación.

Actualmente las nuevas tecnologías inundan nuestras vidas. Algunos consideran que para bien, y otros, sin embargo, no están tanto a favor.

El uso de las nuevas tecnologías nos aporta enormes beneficios, pero sino realizamos un uso adecuado de ella puede acarrear grandes inconvenientes. Es por eso, que debemos concienciarnos para realizar un óptimo aprovechamiento de las mismas en diversas áreas de nuestra vida: profesional, educativa y/o personal.

Nuevas tecnologías y educación: ventajas y desventajas.

Si nos centramos en el ámbito educativo propiamente dicho, observamos que diferentes herramientas, sean ordenadores, tablets, pizarras digitales… Están presentes en el día a día de la jornada escolar.  Se han convertido en instrumentos imprescindibles para los estudiantes, pero no debemos olvidar que el uso masivo de las mismas puede no contribuir a su máximo rendimiento.

Todos estos utensilios tienen acceso a Internet y, gracias a ello, se nos abre una infinidad de ventanas hacia cualquier tipo de información que nos interese: desde buscar la vida de un personaje histórico hasta ver los cráteres de la luna… Podemos acceder a muchísimos datos de manera ilimitada. Pero, ¿saben los estudiantes seleccionar entre la infinidad de información que encuentran qué es lo relevante del tema o lo que realmente buscan?.

Vemos aquí las dos caras de la misma moneda: por un lado, la abundante información  de la que disponemos, pero por otro, está el hecho de comprender, analizar y seleccionar aquello que nos es relevante. 

Es cierto que las nuevas tecnologías ofrecen la oportunidad de trabajo colaborativo y dinámico a través de diversas presentaciones interactivas. Favorecen un aprendizaje activo por parte del estudiante ya que llama más su atención. Pero vemos también cómo los hacen dependientes al uso tecnológico en demasía, dejando a un lado lo manual, las creaciones propias y personales. Se hacen dependientes de lo interactivo, dejando a un lado lo real y tácito.

A su vez, las nuevas tecnologías ofrecen la posibilidad de conectarnos y ampliar horizontes culturales con personas de diferentes países. Ello contribuye a un mayor bagaje cultural, a la tolerancia y respeto. Pero puede ser un arma de doble filo si no tenemos cuidado con quién hablamos al otro lado de la pantalla.

Nuevas tecnologías VS Herramientas tradicionales.

Como todo en la vida, los  extremos no son buenos. Lo adecuado es hacer un uso equilibrado de las tecnologías en el área educativa (y en todos en general):

– Podemos emplear el ordenador  para buscar información, sin abandonar las bibliotecas, ya que en ella se pueden disfrutar de grandes beneficios, tales como la interacción con otras personas, la posibilidad de reunirse para aprender nuevos conocimientos, encontrar materiales impresos únicos e irreemplazables. Las bibliotecas  no se desvinculan de la era tecnológica, sino que avanzan paralelamente, ofreciendo plataformas de acceso abierto a artículos de investigación, entre otros temas de interés.

– Tener las posibilidad de usar la pizarra digital y aprovechar su contenido dinámico para estimular la atención de los niños y niñas, aumentar su participación, consultar fuentes digitales y realizar infinidad de presentaciones interactivas. Sin embargo, no podemos dejar a un lado las pizarras tradicionales y el hecho de poder representar las ideas con la tiza, teniendo así la posibilidad de escribir y borrar cuando no se entiendan los conceptos y pudiéndolos explicar de otra forma, ya sea mediante esquemas, dibujos, etc.

– Podemos usar los libros electrónico o las tablets para leer, además de buscar también información de cualquier índole en Internet, pero no olvidar la sensación que da un libro de lectura al pasar sus páginas o subrayar las partes que más nos interesan. 

– Tenemos la oportunidad de hacer actividades online, pues ver vídeos también son recursos educativos online excelentes, ya que existen una gran infinidad. Sin embargo, no podemos dejar atrás la posibilidad de realizar juegos entre compañeros, actividades en grupo, ya que reforzamos el trabajo colaborativo, entre otros aspectos que benefician a los niños y niñas, tanto a nivel académico como personal.

Existe una infinidad de recursos que podemos aplicar en la educación, tanto digitales como recursos tradicionales, aunque lo aconsejable es conocer cuál es el funcionamiento y las características de cada uno de ellos y hacer una combinación de ambos para lograr un gran enriquecimiento en el proceso educativo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat
1
¡Hola! 😃¿Tienes alguna duda? Si quieres más información envíanos un whatsApp, ¡estamos al otro lado! 📲