¿A qué nos referimos cuando hablamos de Aprendizaje Significativo?

La Teoría del Aprendizaje Significativo hace referencia al psicólogo educativo David P. Ausubel; tanto el Concepto como la Teoría están enmarcados dentro de la Psicología Constructivista.

Según dicha teoría, el aprendiz vincula la nueva información (los conceptos a aprender) con los conceptos ya existentes en su estructura cognitiva (conceptos previos) relacionándolos, asimilándolos y dándoles sentido. Es decir, construye su propio aprendizaje dotándolo de significado.  [APRENDER + SIGNIFICADO = APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO].

Y, cuando lo que se aprende tiene significado, es más fácil ampliar los conocimientos.

Hay diferentes tipos:

Aprendizaje de representaciones:

Es el principal; de él dependen los demás. Consiste en atribuir significados a determinados símbolos y se relacionan con otros reales (objetos, hechos)

Se suele dar en Preescolar, cuando el niño adquiere el Vocabulario.

Aprendizaje de Conceptos

En este caso, los Conceptos se pueden adquirir mediante dos procesos:

  • Por formación: a través de la experiencia directa del niño, éste aprende el significado genérico de la palabra.
  • Por asimilación: a medida que el niño va ampliando su vocabulario, usando combinaciones.

Se basa fundamentalmente en las experiencias concretas que el niño tiene.

Aprendizaje de Proposiciones

Implica combinar y relacionar varias palabras, captando su significado en forma de proposiciones.

Podrán, pues, formar frases que contengan representaciones y conceptos.

Los conocimientos que adquiere el alumno en el período de estudios deben ser transformados por el maestro en función del contexto y entorno que lo rodea.

Pero para que se produzca un Aprendizaje Significativo, es necesario:

  • Conocer los conocimientos previos del alumno, para asegurarse de que el contenido que se le va a presentar pueda relacionarse con sus ideas previas.
  • El material que se le presenta debe estar organizado de una manera lógica, jerárquica; tener significatividad.
  • Además de una conexión del nuevo conocimiento con el previo y una comprensión, el alumno debe ser capaz de memorizar a largo plazo.
  • Y lo más importante, la disposición y actitud del alumno a la hora de aprender. El maestro solo puede influir en su motivación.

¿Cómo motivar al alumno en dicho aprendizaje?

La motivación intrínseca es la que promueve el Aprendizaje Significativo. Consiste en aprovechar la curiosidad y los intereses propios del aprendiz, para que así pueda desarrollar sus propias competencias.

Realizar actividades que sean de su interés a través de la música, del juego, o la exploración. Todas estas herramientas promueven su imaginación, el planteamiento de problemas, el pensamiento crítico, el desarrollo de normas, la recolección de datos…

De esta manera, el alumno asimila la nueva información con su predisposición de aprender.

Además, se facilita la retención del nuevo contenido. Y esta información es guardada en la memoria a largo plazo.

“Un aprendizaje divertido y construido no se olvida”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat
1
¡Hola! 😃¿Tienes alguna duda? Si quieres más información envíanos un whatsApp, ¡estamos al otro lado! 📲