Al leer la palabra disciplina, quizás pensemos en obligación, orden o exigencia, pero, todo lo contrario, esta metodología deja de lado lo impuesto, alejándose del todo de la enseñanza tradicional.

La enseñanza actual debe basarse en desarrollar las habilidades de cada niño y niña respetando cada ritmo de aprendizaje, siendo flexibles y adaptándonos a cualquier necesidad y sobre todo aportando en todo momento motivación y aliento ya que, como seres humanos, todos necesitamos sentir que pertenecemos y somos importantes.

¿Por qué es tan importante la disciplina positiva?

Entenderlo es sencillo, todos sabemos que la escucha activa, la empatía, el lenguaje positivo, etc. son palabras y acciones claves y necesarias en nuestro día a día, de esta manera nos permitimos aprender y enseñar con un único objetivo, el bien común.

En grandes rasgos esta disciplina, fomenta una conexión saludable, basándose en el respeto mutuo y en la capacidad de controlar las habilidades sociales, es este conjunto de principios y herramientas lo que la hace posible.

Por tanto, si hacemos buen uso de ella, este método de enseñanza permitirá a los niños y niñas a conectar positivamente con el mundo que les rodea. 

¿Qué necesitamos para llevarla a cabo?

  • Ser amable y firme al mismo tiempo, teniendo como base el respeto y la motivación.
  • Mostrar que valen, que son capaces, que pueden conseguirlo.
  • Dejar a un lado el castigo, es importante enseñarles cuál es la manera de hacerlo bien en vez de insistir en lo negativo.
  • Hacer ver que del error también se aprende.
  • Servir como ejemplo, debemos actuar con coherencia, como modelo a seguir.

¿Cuáles son sus beneficios?

No es complicado llegar a la conclusión de que esta disciplina aporta múltiples beneficios, tales como:

  • Fomenta el autocontrol y la autoestima.
  • Crea respeto, interés por los demás.
  • Enseña habilidades para resolver problemas.
  • Proporciona responsabilidad, participación, colaboración.
  • Es eficaz a largo plazo.

“Debemos darnos cuenta de que no podemos construir en deficiencias, sólo en fortalezas. No podemos ayudar a nuestros niños [y jóvenes] – ni a nadie – a tener fe en ellos mismos mientras nosotros no tengamos fe en ellos.” 

(Dreikurs, R. Social equality: the challenge of today, p. 121).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat
1
¡Hola! 😃¿Tienes alguna duda? Si quieres más información envíanos un whatsApp, ¡estamos al otro lado! 📲