¿Cómo podemos animar a los más pequeños a leer?

Tener un libro entre nuestras manos es poseer un mundo de imaginación, aventuras y grandes misterios… Un mundo que da rienda suelta a nuestra creatividad y distracción con beneficios inigualables. Sin embargo, no todos disfrutamos de la misma manera leyendo e incluso algunos rechazan la lectura porque lo consideran aburrido… Esto quizás se debe a que no se ha encontrado el libro perfecto que atrape y envuelva desde el minuto uno.

Si no atrae, difícilmente sigamos leyéndolo.

¿Cómo podemos potenciar el gusto por la lectura?

En primer lugar es importante que los niños y niñas vean el hecho de leer como algo placentero por parte de los adultos. Si una mamá o un papá tiene como costumbre antes de irse a la cama leer un libro, los niños lo verán como rutinario y, probablemente, ellos lo adquieran a su vez.

Por otro lado, es muy importante que los padres potencien este gusto en sus hijos. Cada día comparte tiempo con tu hijo/a. Léele el cuento que te pida y metete en la piel del personaje como si del gran papel de tu vida se tratase. Haz que sienta la historia, que se vea como parte de ella. Esto le incentivará y hará que la motivación crezca ante una nueva obra literaria.

Cuando sean mayores y lean por sí mismos, plantéales escenificar una historia de un libro que hayan leído juntos. Disfrazasen como los personajes, escenifiquen el salón y ¡que se abra el telón!. Vive y disfruta cada historia para que su motivación crezca.

Dispón de una pequeña biblioteca en casa. Puedes tener algunas estanterías en una parte de alguna habitación con libros. Además, puedes tener un rincón de lectura acomodado en algún lugar de la casa, que sea cómodo y agradable y que invite a leer (como por ejemplo, una mecedora junto a una luz tenue, ya que da una sensación de calidez que nos ayuda a disfrutar de la lectura).

Regala libros, aprovecha el cumple, alguna celebración o simplemente porque regálalos porque sí. Con ello brindas cultura, imaginación, creatividad, placer… ¡Completísimo regalo!

Deja que ellos elijan. Llévatelos a la tienda y que decidan qué libro les gustaría leer; dejarlos sentirse partícipes de este proceso motivará al proceso lector.

Ve a la biblioteca de tu pueblo o ciudad. Es una manera de compartir tiempo con tus hijos y además de fomentar el gusto por la lectura. En las bibliotecas hay infinidad de libros que puedes elegir y llevártelos a casa.

Todo estos consejos son muy útiles si queremos fomentar la lectura en los más pequeños, sin embargo tenemos que tener en cuenta una serie de aspectos para que los libros no se vuelvan como peor enemigo de los más pequeños.

¿Qué no debemos hacer?

Muy importante a tener en cuenta es que no debes obligarle a leer. Ello contribuirá al efecto contrario, a que leer no sea un placer, sino una obligación, y todos sabemos que aquello que hacemos obligados no lo hacemos por gusto… Crearemos el efecto contrario.

Por tanto, toma nota de los consejos que te hemos ido dando a lo largo del artículo y ve aplicándolos poco a poco ¡sin prisa!. Verás como tus hijos/as empiezan a disfrutar poco a poco de las grandes historias que se esconden detrás de los libros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat
1
¡Hola! 😃¿Tienes alguna duda? Si quieres más información envíanos un whatsApp, ¡estamos al otro lado! 📲